jueves, 17 de agosto de 2017

SUBIDA AL POZO NEGRO

Foto del grupo en Pozo Negro
16 de agosto de 2017
El día de San Roque amanece estupendo. Unai nos ha hecho madrugar un poco para que no nos pille Lorenzo y para que nos de tiempo a pasar la mañana tranquilos. Salimos bien de tiempo y llegamos al Refugio de Tres Aguas, donde los 27 andarines y los dos perros que componemos la expedición nos hacemos la primera foto de familia. 
Iniciamos la marcha tranquilitos por la pista aguas arriba del Tirón hasta que llegamos al desvió para coger el robledal que nos lleva al Pozo. Nos concetramos todos y empieza el ascenso fuerte, aquí ya nos dispersamos un poco. Los más bravos suben a todo meter, y el grueso del grupo seguimos a Unai que al "tran tran" y con un ritmo suave, despacito como dice la canción, nos va subiendo senda arriba. Tras un breve descanso para beber agua y reponer fuerzas, continuamos el ascenso y cerca de la cumbre nos enfrentamos al repecho más duro que cada uno lo sube como puede. Este año el grupo era más homogéneo que en años anteriores y conseguimos subir en un buen tiempo. 
Los primeros ya están descansando en la laguna y los más valientes han subido al Otero desde donde disfrutan de unas vistas magníficas.
Yo me quedo abajo y, como hace bueno, cumplo con mi rito de darme un baño en las frescas aguas del lago. 
Ya fresquito me siento  con el grupo para disfrutar de un buen y reparador almuerzo.
Nos juntamos todos para hacernos la última foto de grupo y para abajo. La bajada no fue tan homogénea como la subida, mientras que unos bajaron en un "pis pas", otros tardaron bastante y ya no pudimos tomar una cervecita en Fresneda porque se nos hizo tarde, así que de un tirón hasta Cerezo. 
14 de los andarines habíamos quedado en comer en La Italiana, donde Unai había concertado con Cheli una ensaladita, calamares y una magnífica paella de la que dimos buena cuenta en la Huerta de Natalio. Comida de lo más agradable con café y pacharán incluido. Con la tripita llena, y con el ánimo por las nubes después de haber pasado una estupenda mañana, cada uno se fue por su espigón. Yo terminé la tarde de lo más relajado en las Piscinas.
Al año que viene, repetimos.















































































No hay comentarios:

Publicar un comentario