domingo, 10 de junio de 2018

CALZADA ROMANA XVII

Cartel
9 de junio de 2018
Amaneció un día espléndido para hacer hacer senderismo. Como las asociaciones de Briviesca y Cerezo andamos  flojos, yo iba con la idea de que podía se la última. Habíamos quedado a las nueve los que salíamos de Cerezo. Éramos pocos y salimos de cuatro turnos.  Puntual salió un pequeño grupo de bravos recillanos. Al poco tiempo Amado y Candi. Poco después el Peli y Javi. Yo, como andaba un poco jorobado del tobillo, hice menos recorrido y me llevó la mujer hasta el Pecho La Varga donde me junte con el Peli y Javi e hicimos el recorrido en buena compañía y a buen ritmo. Como no teníamos expertos que nos contasen cosas y nos entretuviesen, llegamos media hora antes de lo previsto al encuentro con los otros pueblos, así que a esperar un rato. Hicimos 9,10 Km. Los de Recilla llegaron bastante antes y tuvieron que esperar más, y además tenían que ir al Convento ya que les tocaba ese día. Así bravos ellos, cogieron el montante y se volvieron andando hasta el Convento para seguir la fiesta con sus paisanos.
Fueron llegando los de San García y finalmente los de Briviesca que eran los que más tenían que andar. 11,5 km. Estos nos trajeron una sorpresa. Ellos son los que se disfrazan de romanos y esta vez vinieron con un romano auténtico que está trabajando en Pancorbo. Tenía buena marcha y se lo pasó de muy bien.
Después del almuerzo del "bollo preñao" y un buen vino de la bota de Basilio, bajamos todos en unión hasta San García que era donde íbamos a comer. También llegamos pronto, así que esperamos hasta las tres, hora de la comida, tomándonos unas cervezas y charlando en la terraza de La Taberna.
La comida la hicimos dentro. Este año hemos cabido todos ya que estábamos menos. unos sesenta, según la organización. Entremeses, unas patatas con chorizo que quitaban el hipo, un buen postre, con las rosquillas, que no podían faltar, café, copa, buena armonía y mejor ambiente. ¿Qué más se puede pedir?. Mientras comíamos cayeron cuatro gotas pero apenas nos enteramos.
Terminada la comida unos cuantos nos fuimos con Alfonso, estupendo guía local, hasta la iglesia para visitarla. Yo llevo unas cuantas visitas, pero me gusta ir todos años, porque es un placer ver la estupenda iglesia del pueblo, y además saludo a San Vitores que le tienen en unos cuantos sitios.
A media tarde vuelta a Cerezo con excelentes sensaciones.
Un par de puntualizaciones: agradecer a los de San García su entusiasmo y buen hacer, sin ellos esta historia habría pasado a mejor vida.
Como negativo hacer constar el deterioro de indicativos, señales y demás debido al abandono de autoridades y a la labor de la naturaleza que enseguida quiere recuperar los suyo.
Echamos en falta a los expertos que hace años nos ilustraban con su enseñanzas, parece que esta ruta ya no está de moda.
El que no faltó a la cita fue Gerardo, reportero del Correo de Burgos.
Pues nada, mientras San García quiera, seguiremos teniendo este encuentro, y yo me seguiré apuntando ya que da gusto, aunque sea una vez al año, estar con la buena gente de Briviesca, San García y todos los que quieran participar.
NOTICIASCORREOBURGOS. Excelente y pesimista reportaje de Gerardo.
Punto de salida. Puente romano de San Ciprián.
Subiendo el pecho La Varga.
Valle del Río Quintana.
Javi y el Peli encumbrando La Varga.
Buenas cebadas, buenos trigos y buenos guisantes.
Camino romano del Perrillo. Uno de los pocos tramos originales. 2000 años nos contemplan.







Nuevo camino de la Parcelaria de Quintanaloranco, sobre la antigua calzada.

Los de Recilla llegaron los primeros.
Primeros caminantes de San García.
Recreación.

Grupo de cerezanos.
Grupo de recillanos. Y de aquí al Convento a celebrar la romería de San Vitores.
Los que salimos de Cerezo. 9,100 Km
Grupo de San García.
Coche de Gerardo, reportero del Correo de Burgos, en el camino de Carraquinea, el otro trozo original.

Carraquinea




Llegaan los de Briviesca. Bueno, Martina vive en Briviesca aunque es de Cerezo. 11,500 km.
Admirando los guisantes.

Empieza a repartirse el almuerzo. Bollo de pan con chorizo.



El claretillo de la bota de Basilio estaba cojonudo.


Van llegando los romanos de Briviesca.

Un autrigón


¡Qué bueno estaba!
Antonio no podía faltas
Llega el romano auténtico escoltado por otro de los fijos.



Los más veteranos de la tropa.
Foto con los disfrazados.
Foto de familia.




Con romanos no podía faltar la cuadriga.

Bonito trigo con amapolas. Parece que ha fallado el herbicida.

Romano en su cuadriga.




Bajamos al valle del río San García (río Bañuelos)

Amapolas nacidas a la orilla del camino. Al fondo Quintanilla San García.

Llegamos al pueblo.


Unas cervecitas.



Junto al olmo seco.
Visita a la iglesia con Alfonso de guía. Muchas gracias.










Recogemos y nos volvemos al pueblo.